Más feliz, pero sin efectos laterales: el aceite de CBD para la ansiedad y la depresión

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Se puede ser feliz. Sí, hoy mismo. Y claro, sin efectos laterales. ¿No es posible? ¿No se ve la salida al final del túnel? La Señora tiene una fórmula para la ansiedad y la depresión que no es secreta.

La ansiedad y la depresión son dos enfermedades que generan dudas sobre la posibilidad de tratarlas con CBD (cannabidiol). Los casos confirmados de ambas aumentan en el mundo. Y la tendencia es que los trastornos de la salud mental representen cada vez más proporción de la carga de enfermedad de los seres humanos.

Productos CBD La Señora CBD 1

Por ello, la búsqueda de alternativas terapéuticas a los fármacos tradicionales está en auge. El CBD para la ansiedad y la depresión se puede contar entre estas novedosas opciones que tanto médicos como pacientes quieren convertir en una realidad.

Aunque los cannabinoides no son una solución mágica para la ansiedad y la depresión, hay investigaciones que se pueden considerar prometedoras. Vamos a ver qué dice la ciencia al respecto.

La acción del CBD en el sistema nervioso

El CBD interactúa con unos receptores del sistema endocannabinoide del cuerpo humano. Específicamente, se une a los receptores CB1 y CB2 que tienen presencia significativa en el sistema nervioso central y periférico.

Si bien no hay un conocimiento total sobre el mecanismo de acción, se asume que el CBD puede modificar la acción y la concentración del neurotransmisor serotonina.

En el marco de la ansiedad y la depresión, la serotonina es clave. El conocimiento neurobiológico actual determina que cantidades disminuidas de esta sustancia se asocian a ambas patologías.

Por eso muchos fármacos tradicionales que se prescriben para los dos trastornos tienen su base de acción en el aumento de la serotonina disponible en el sistema nervioso. El caso paradigmático son los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS).

Productos CBD La Señora CBD 2

El CBD podría incrementar los niveles de serotonina en el sistema nervioso humano mediante la estimulación de los receptores CB1 y CB2. De ser así, su empleo en la depresión y en la ansiedad tendría sentido terapéutico.

Claro que no solo la serotonina es una sustancia afectada por los fitocannabinoides. Se sabe que la dopamina, la acetilcolina, el ácido gamma-amino-butírico (GABA) y la norepinefrina modifican su presencia en el cuerpo cuando se ingiere CBD. Ello también abre la puerta a un uso neuroprotector.

¿Qué evidencias tenemos sobre el CBD para tratar la ansiedad?

No todos los cuadros de ansiedad son iguales. El trastorno de ansiedad generalizado (TAG) no se manifiesta de la misma forma que el trastorno por estrés postraumático (TEPT), por ejemplo.

Los síntomas difieren un poco y la frecuencia de aparición también. Aunque los abordajes terapéuticos pueden coincidir, no siempre los efectos deseados son iguales. En el caso del uso del CBD para la ansiedad, aplica el mismo criterio. 

Estudios en animales establecieron que el cannabidiol reduce el estrés. Esto se manifestó en una mejoría de los síntomas físicos que acompañan a la ansiedad, como la taquicardia. En sí, lo que existiría sería una reducción de la sensación del miedo, que en el caso del TAG se expresa como un sentimiento irracional hacia muchas cosas, situaciones y personas.

Productos CBD La Señora CBD 3

En el caso puntual de la ansiedad social, sí se realizaron investigaciones en humanos que demostraron una disminución de los síntomas. Sobre todo, aumentaron la capacidad de hablar en público.

Para los pacientes con TEPT, el efecto encontrado se relaciona a la posibilidad de reducir el recuerdo de las experiencias traumáticas que dieron origen a la ansiedad. En cuanto a signos concretos, habría menor incidencia de insomnio.

¿Qué evidencias tenemos sobre el CBD para tratar la depresión?

El uso de CBD para tratar la depresión cuenta con menos evidencias que para la ansiedad. De todas maneras, cada vez más investigaciones se concentran en el tema y pretenden arrojar datos que clarifiquen la situación.

Los estudios científicos más confiables, como sucede con la ansiedad, han demostrado que se reduce el estrés cuando se consume cannabidiol. Entonces, si la depresión en cuestión posee un componente importante de elementos estresores, es probable que la sustancia sea un adyuvante para los otros tratamientos más convencionales.

Los modelos teóricos aplicados en animales especulan con la acción del CBD sobre los receptores 5-HT1A. El cannabidiol sería un agonista de la serotonina para este receptor, es decir, lo activaría casi de la misma manera que lo hace la sustancia natural.

El CBD supliría la falta de serotonina que es la base neurobiológica de la depresión. Al mismo tiempo, cuando el cuerpo reconoce que no puede ocupar los receptores, incrementa la producción de serotonina para competir.

Productos CBD La Señora CBD 4

Otros modelos, también teóricos y en animales (ratas), exploraron cómo el CBD mejoraría síntomas asociados a la depresión. Por ejemplo, el déficit cognitivo.

Cuando alguien sufre depresión, muchas de sus funciones mentales están alteradas y no solo es tristeza el síntoma evidente. También hay un deterioro más o menos notorio del modo en el que se procesa la información, se la interpreta y se la organiza (esto es la función cognitiva).

Reduciendo el déficit cognitivo, el CBD sería un complemento para los antidepresivos clásicos.

¿Tiene efectos adversos el uso del CBD para la ansiedad y la depresión?

El CBD carece de los efectos secundarios psicotrópicos del THC. En el caso de su empleo para la ansiedad y la depresión, sucede lo mismo.

Las reacciones adversas más comunes son la diarrea, los cambios en el apetito y el cansancio extremo.

Pero más allá de esto, hay que considerar que la sustancia es capaz de interaccionar con otros fármacos, por lo que se impone la prescripción de un profesional. Los anticoagulantes son los medicamentos más riesgosos en este sentido.

La hepatotoxicidad es otro factor a considerar. Estudios en ratones lo han corroborado con el CBD. Sabiendo que los antidepresivos pueden causar hepatitis tóxica, se requiere un cuidado especial en caso de combinarlos.

cbd-oil

¿Cuál es la dosis terapéutica del CBD para la ansiedad y la depresión?

Las dosis que se emplean en los ensayos clínicos son muy específicas. Por eso es importante que los preparados con CBD que se adquieran para uso medicinal sean de calidad y contengan la cantidad adecuada de cannabidiol para lo que se desea tratar.

En general, 300 miligramos de CBD por vía oral es lo estándar en humanos. Cuando se emplearon cantidades menores (150 miligramos) o mayores no se obtuvieron los mismos resultados.

La forma de presentación es otro aspecto a considerar si se quieren replicar los efectos beneficiosos registrados en las investigaciones. No es igual la concentración de las tinturas que de los aceites, por ejemplo.

Productos CBD La Señora CBD 5

En primer lugar, la forma tópica del cannabidiol no tendría indicación en los trastornos de salud mental. Se reserva para cremas o lociones destinadas al abordaje de dolores puntuales.

El vapeo, que consiste en la inhalación de un vapor o aerosol que se forma a partir del aceite de CBD por medio de un dispositivo electrónico, es una forma de consumo. Sin embargo, hay precauciones que conviene observar en torno al riesgo de la práctica. Todavía no se ha certificado que no genere daños a largo plazo en las vías respiratorias.

Finalmente, la vía oral sería la más adecuada para el uso terapéutico del CBD en la ansiedad y la depresión. Aquí incluimos al aceite, las tinturas y las cápsulas.

Respecto a las tinturas, si se adquieren aquellas comercializadas por laboratorios certificados, seguramente dispondrán de una concentración elevada de CBD. En dicho caso, el ajuste de las cantidades se impone para no ingerir dosis exageradas. Además, las tinturas tienen al alcohol como base, por lo que no serían recomendables en personas con patología dual que tengan un diagnóstico de ansiedad o depresión y, a su vez, presenten consumo problemático de alcohol.

No está mal querer ser feliz

Cuando alguien se encuentra en un plan de tratamiento con antidepresivos o ansiolíticos tradicionales, está contraindicado el retiro brusco de los fármacos. Esta acción podría conllevar efectos de rebote y reacciones adversas similares a un síndrome de abstinencia.

Suprimir la toma de antidepresivos, psicotrópicos o ansiolíticos por el consumo de aceite de CBD es una decisión que necesita estar planificada y avalada por el equipo tratante del paciente. Del mismo modo, la combinación de cannabidiol como adyuvante en el marco de la ingesta de otros fármacos, no puede hacerse sin la correspondiente evaluación de las interacciones.

Productos CBD La Señora CBD 6

Cada vez hay más profesionales médicos de la salud mental que están dispuestos a colaborar con los pacientes que buscan alternativas a sus tratamientos. Cuando el fracaso de las medicaciones típicas es evidente y las personas no mejoran su calidad de vida, encontrar opciones avaladas por la ciencia puede ser una esperanza.

Si se define junto a un médico la viabilidad de añadir cannabidiol al tratamiento, el siguiente paso es verificar que la compra del producto se realice a un elaborador confiable. La concentración que se ingiera tiene que ser la adecuada.

Todos queremos ser felices. La Señora te trajo un camino más para lograrlo, que no es mágico ni rápido. Tampoco es algo que se pueda llevar adelante sin asesoramiento profesional. Te dije que la fórmula no era secreta. Busca a alguien para hablarlo. Evalúa alternativas. Se puede salir adelante.

BIBLIOGRAFÍA

Bambico, Francis Rodriguez, et al. “Cannabinoids elicit antidepressant-like behavior and activate serotonergic neurons through the medial prefrontal cortex.” Journal of Neuroscience 27.43 (2007): 11700-11711.

Lemos, José Inácio, Leonardo Barbosa Resstel, and Francisco Silveira Guimarães. “Involvement of the prelimbic prefrontal cortex on cannabidiol-induced attenuation of contextual conditioned fear in rats.” Behavioural Brain Research 207.1 (2010): 105-111.

Bergamaschi, Mateus M., et al. “Cannabidiol reduces the anxiety induced by simulated public speaking in treatment-naive social phobia patients.” Neuropsychopharmacology 36.6 (2011): 1219-1226.

Das, Ravi K., et al. “Cannabidiol enhances consolidation of explicit fear extinction in humans.” Psychopharmacology 226.4 (2013): 781-792.

Shannon, Scott, et al. “Cannabidiol in anxiety and sleep: a large case series.” The Permanente Journal 23 (2019).

Suero-García, Carlos, Lucia Martín-Banderas, and Mª Holgado. “Efecto neuroprotector de los cannabinoides en las enfermedades neurodegenerativas.” Ars Pharmaceutica (Internet) 56.2 (2015): 77-87.

Crippa, José A., et al. “Translational investigation of the therapeutic potential of cannabidiol (CBD): toward a new age.” Frontiers in immunology 9 (2018): 2009.

Linge, Raquel, et al. “Cannabidiol induces rapid-acting antidepressant-like effects and enhances cortical 5-HT/glutamate neurotransmission: role of 5-HT1A receptors.” Neuropharmacology 103 (2016): 16-26.

Segev, Amir, et al. “Cannabinoid receptor activation prevents the effects of chronic mild stress on emotional learning and LTP in a rat model of depression.” Neuropsychopharmacology 39.4 (2014): 919-933.

Ewing, Laura E., et al. “Hepatotoxicity of a cannabidiol-rich cannabis extract in the mouse model.” Molecules 24.9 (2019): 1694.

cbd-thc-cgn-extracto

No solo CBD: Conozcámos al CBG y al CBN

La gente habla cada vez más del cannabis, del THC, de fitocannabinoides, de endocannabinoides (CBG y CGN). Para la Señora hay que hablar de todo; no hay que guardarse nada. Así que prepárate un café, porque es hora de descubrir que no solo hay CBD en este mundo.

Saber más »

El CBD es más viejo de lo que parece

Siempre es un elogio que nos digan que aparentamos menos años de los que tenemos en realidad. Para el CBD esto no es menos cierto. Hay personas que creen que lo han descubierto primero, pero seamos sinceros: hubo otros antes que nosotros.

Saber más »

Quiero un aceite de CBD de calidad

“Quiero un aceite de CBD que sea de calidad” es el reclamo. Y así debe ser. No es una tarea imposible certificar que compramos lo que nos sirve. La Señora te trae una lista de seguridad para no errar al comprar.

Saber más »

¡Suscríbete al newsletter!