El CBD no es psicoactivo, si esa era la pregunta que te hacías

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
“Si tomo CBD voy a tener un viaje”. La verdad es que me cansé de escuchar lo mismo y tratar de explicarlo. Tampoco importa la cantidad de veces que lo diga; siempre aparece alguien que, a los gritos, dice que el aceite de cannabidiol es como fumar marihuana.

¿Qué son los cannabinoides?

Los cannabinoides son sustancias capaces de interactuar con los receptores del mismo nombre que tenemos dentro del cuerpo. Algunos son producidos dentro del organismo y se llaman endocannabinoides, mientras que otros tienen su origen en las plantas (fitocannabinoides).

Los endocannabinoides y sus receptores forman un sistema que tiene injerencia en muchos tejidos. Podemos encontrar su acción en el aparato nervioso, en el digestivo y hasta en el reproductor.

Ahora bien, en cuanto a los fitocannabinoides, la mayoría derivan de la planta Cannabis sativa. Esta planta no tiene una sola variedad; quizás, sus formas más conocidas sean la marihuana y el cáñamo. Como veremos más adelante, las diferencias entre el CBD y el THC también se pueden relacionar con su concentración en cada una de estas dos formas de la planta.

¿Vamos bien hasta aquí? Ya viste que cáñamo y marihuana no son iguales. Con eso en mente, sigamos.

Productos CBD La Señora CBD 1

¿Qué es el CBD?

CBD es la forma abreviada que empleamos para referirnos al cannabidiol. Por supuesto, es un fitocannabinoide y se investiga mucho en la actualidad sobre él para establecer sus efectos terapéuticos en diversas patologías.

Su descubrimiento como sustancia propia y diferenciada de otras dentro de la Cannabis sativa ocurrió en los años 1940. Pero algunas décadas posteriores fueron necesarias para demostrar que podía mejorar los cuadros de epilepsia refractaria, sin generar efectos adversos psicotrópicos.

Y ya podemos adelantar que esta es una de las principales diferencias entre el CBD y el THC. El primero no afecta la consciencia.

¿Qué es el THC?

El THC tiene un nombre más complejo: 9-Delta-Tetrahidrocannabinol. Es un fitocannabinoide, también presente en la Cannabis sativa.

Sus efectos psicotrópicos de alteración de la consciencia son los más conocidos por el público en general. En términos sencillos, sería el responsable del denominado subidón que causa la marihuana.

Sin embargo, también tiene efectos terapéuticos. A la par de las investigaciones con CBD, los estudios científicos han podido establecer algunos posibles empleos del THC en medicina. Como antiespástico muscular en pacientes con esclerosis múltiple tiene autorizado un uso compasivo.

Y justamente, por su carácter psicotrópico, la aplicación en analgesia sería una oportunidad. Su efecto antiemético, por otro lado, aliviaría las náuseas de la quimioterapia.

El mayor problema es contrarrestar la alteración de la consciencia producida por el THC. Por eso el CBD tiene una mejor reputación y hasta un estatus legal que permite su aplicación en ensayos clínicos en casi todos los Estados.

cbd-cannabis-aceite-extracto

Cannabis sativa y el origen del CBD y el THC

Ya dijimos que Cannabis sativa es la planta de origen de ambos fitocannabinoides. También adelantamos que la concentración de cada uno en las distintas variedades del vegetal es una de las principales diferencias.

El cáñamo es una especie de Cannabis sativa que ha tenido un uso histórico en la producción de papel y de textiles. También se conservan registros de su aplicación en las medicinas ancestrales, especialmente la china.

El cáñamo no es lo mismo que la marihuana; ni siquiera en su forma. Sin embargo, ambas son variedades de la Cannabis sativa. Esto agrega confusión a la diferenciación entre CBD y THC.

La planta de cáñamo es con forma de espiga. Es más alta que la marihuana y tiene menos ramificaciones.

La marihuana tiende a una forma de arbusto. Por lo tanto, es baja y con muchas más ramas que el cáñamo. Es la que ves dibujada en las camisetas y las banderas de las marchas por la legalización.

Productos CBD La Señora CBD 2

El CBD puede encontrarse en el cáñamo y se aísla de allí. También se encuentra en la marihuana, aunque en menor proporción. Esta diferencia es importante, pero también vale mencionar que cada vez se están desarrollando más cepas de marihuana con injertos y modificaciones para que sean más ricas en CBD y menos concentradas en THC.

El tetrahidrocannabinol, por su parte, está en el cáñamo en una proporción despreciable. Se considera que menos del 0,3 % del peso seco de esta especie corresponde al THC.

Las diferencias de efectos entre el CBD y el THC

Ya sabemos que el CBD y el THC son fitocannabinoides. Entendemos, por lo tanto, que interactúan con unos receptores de los tejidos humanos que pertenecen al sistema endocannabinoide.

Del mismo modo, también sabemos que el CBD se aísla prioritariamente del cáñamo, que es una especie de Cannabis sativa con muy poca concentración de THC. A la inversa, la marihuana es una especie de la planta con mucho THC y poco CBD.

¿Cómo vamos ahora? ¿Todo más claro? Cáñamo no es lo mismo que marihuana; el cáñamo es fuente de CBD y casi no tiene THC. Más simple es casi imposible.

Productos CBD La Señora CBD 3

La fórmula química de ambas sustancias es igual en términos de cantidad de átomos, pero varía la disposición en el espacio de la molécula. Esta sutil diferencia, que en biología molecular es enorme, da paso a las disimilitudes de efectos en el cuerpo humano.

Lo principal es el efecto psicotrópico. Como ya adelantamos, el THC puede generar alteraciones del estado de consciencia, mientras que el CBD no.

La explicación a ello reside en la afinidad por los receptores CB1 del sistema endocannabinoide. Estos receptores se encuentran en varios tejidos, incluido el cerebro. Allí, en el sistema nervioso central, el THC se une a ellos con mucha efectividad, mientras que el CBD lo hace de manera débil.

En cuanto al resultado final de esa unión a los receptores, tenemos que el THC se asocia a la psicoactividad y el CBD no. Entonces, aparecen las diferencias entre la capacidad para causar euforia o subidones entre uno y otro compuesto.

Del mismo modo, la afinidad a los receptores explica en parte por qué el tetrahidrocannabinol es útil en ciertos escenarios patológicos, mientras que el CBD parece más efectivo en otros. El primero se estudia con vistas a su aplicación en la analgesia, las náuseas y los vómitos de la quimioterapia y hasta el glaucoma. El cannabidiol, en cambio, ya ha demostrado efectividad para la epilepsia refractaria y tendría indicación en la depresión y la ansiedad, sin mencionar su potencia analgésica.

Finalmente, los efectos secundarios psicotrópicos son muy diferentes. El THC conlleva pérdida de la memoria, ansiedad y hasta euforia desmedida. A ello hay que sumar la boca seca y el aumento de la frecuencia cardíaca. El CBD no tiene acción psicotrópica y sus reacciones adversas son la fatiga, los cambios en el apetito y los mareos.

La cuestión de la legalidad

Cada país cuenta con leyes propias respecto a los cannabinoides exógenos y las plantas de Cannabis sativa para cultivo. En términos generales, y como se puede inferir por lo que comentamos hasta ahora, el cáñamo y el CBD gozan de mayor permisividad legal respecto a la marihuana y el THC.

En el año 2020 hubo una modificación de la legislación internacional sobre los cannabinoides. Hasta ese momento, formaban parte de una lista de sustancias prohibidas sin excepciones por su supuesta peligrosidad.

La modificación legal llegó de la mano de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que asesoró a la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas para permitir el uso medicinal de los cannabinoides. Sinceramente, lo que hizo la OMS fue validar algo que ya estaba en marcha en centros médicos y entre pacientes.

Productos CBD La Señora CBD 4

El cambio legal afectó de manera contundente al CBD, aunque no al THC. Para la mayoría de los países, la marihuana y la manipulación de variedades de Cannabis sativa con más de 1 % de THC es ilegal (esto implica su cultivo y su consumo).

Pero toda regla tiene su excepción. Uruguay le ha dado a la marihuana un estado legal completo desde el año 2013. Y en 2018 se sumó Canadá. En ambos países no hay pena para el uso recreativo.

El aceite de CBD y el cáñamo, por su parte, cada vez gozan de mayor aceptación en las leyes internacionales. Existen protocolos médicos autorizados para su empleo en determinadas patologías y las agencias de medicamentos cada vez más autorizan su cultivo, comercialización e ingreso transfonterizo cuando no hay producción local.

Esto mejora las perspectivas de investigación. Con un estatus legal de este tipo es posible que los grupos de investigación sobre CBD no tengan que lidiar con obstáculos para conseguir la planta. Al mismo tiempo, pueden recibir aprobación para sus protocolos de ensayos clínicos en seres humanos.

Confía en lo que dice esta Señora: el CBD no ES psicoactivo

Las diferencias entre CBD y THC son difíciles de entender al principio. Pero recurriste a la Señora y encontraste respuestas. Ahora ya sabes que el aceite de cannabidiol es seguro.

Es posible que continúen apareciendo modificaciones legales sobre el cáñamo, la marihuana, el aceite de CBD y el THC. El cambio por parte de las Naciones Unidas es reciente.

Productos CBD La Señora CBD 5

También es beneficioso el estatus legal para continuar investigando. El uso terapéutico del CBD ha avanzado mucho y, si bien la epilepsia refractaria es la patología que más protocolos autorizados posee para su empleo medicinal, la poca frecuencia de efectos adversos promete avances significativos en el futuro.

Lo puedo seguir explicando mil veces más. No importa si te lo preguntas de nuevo. La Señora está para darte seguridad.

BIBLIOGRAFÍA

Mechoulam R, Carlini EA. Toward drugs derived from cannabis. Naturwissenschaften. 1978 Apr;65(4):174-9. doi: 10.1007/BF00450585. PMID: 351429.

Reyes, Ariel E. “Evolución histórica de la medicina tradicional china.” Comunidad y Salud 6.2 (2008): 42-49.

Crocq MA. History of cannabis and the endocannabinoid system. Dialogues Clin Neurosci. 2020 Sep;22(3):223-228. doi: 10.31887/DCNS.2020.22.3/mcrocq. PMID: 33162765; PMCID: PMC7605027.

Pertwee RG. Cannabinoid pharmacology: the first 66 years. Br J Pharmacol. 2006 Jan;147 Suppl 1(Suppl 1):S163-71. doi: 10.1038/sj.bjp.0706406. PMID: 16402100; PMCID: PMC1760722.

López-Jaramillo, Patricio, et al. “The endocannabinoid system and its relation with central obesity and metabolic syndrome: therapeutic implications.” Revista Colombiana de Cardiología 12.3 (2005): 113-121.

Oreja-Guevara, Celia. “Tratamiento de la espasticidad en la esclerosis múltiple: nuevas perspectivas con el uso de cannabinoides.” Rev Neurol 55.7 (2012): 421-30.

cbd-thc-cgn-extracto

No solo CBD: Conozcámos al CBG y al CBN

La gente habla cada vez más del cannabis, del THC, de fitocannabinoides, de endocannabinoides (CBG y CGN). Para la Señora hay que hablar de todo; no hay que guardarse nada. Así que prepárate un café, porque es hora de descubrir que no solo hay CBD en este mundo.

Saber más »

El CBD es más viejo de lo que parece

Siempre es un elogio que nos digan que aparentamos menos años de los que tenemos en realidad. Para el CBD esto no es menos cierto. Hay personas que creen que lo han descubierto primero, pero seamos sinceros: hubo otros antes que nosotros.

Saber más »

Quiero un aceite de CBD de calidad

“Quiero un aceite de CBD que sea de calidad” es el reclamo. Y así debe ser. No es una tarea imposible certificar que compramos lo que nos sirve. La Señora te trae una lista de seguridad para no errar al comprar.

Saber más »

¡Suscríbete al newsletter!